Introducción: problemática


Delphinium fissum subsp. sordidum (Cuatrec.) Amich, Rico & Sánchez es un endemismo ibérico con área de distribución extremadamente reducida. En la actualidad cuenta con siete poblaciones distribuidas en la Península Ibérica, todas ellas con la presencia de un bajo número de ejemplares.

mapa distribución.JPG


Provincia
Localidad/Paraje
Jaén
Sierra Mágina
Zamora
Fermoselle
Cáceres
Hervás
Salamanca
Linares de Riofrío y Villarino los Aires
Guadalajara
Corduente
Bragança
Minas de Santo Adrião

Todas las poblaciones comparten tener una tasa de germinación de semillas muy baja y por tanto de reclutamiento de individuos juveniles. La raíz tuberosa y las semillas pueden permanecer en estado latente durante varios años si las condiciones ambientales no son las adecuadas. En algunas poblaciones como la de Sierra Mágina, el número de individuos que completan el ciclo de vida no llega al 20%, cifra condicionada por la climatología y el herbivorismo. Por todo ello, fue incluida en la:
Lista roja de la flora vascular española
Categoría: EN

Atlas y libro rojo de la flora vascular amenazada de España
Categoría: EN
Criterios: B2ac(ii, iii, iv); C2a(i)b
En la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha sólo se conoce una localidad en el paraje del barranco de la Virgen de la Hoz, en el parque natural Alto Tajo, en Corduete, sobre repisas de rodenal de difícil acceso a 1040-1100m. Este trabajo se centra únicamente en esta población.


Hábitat 1.JPG


En 1999 la especie fue declarada en peligro de extinción en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Castilla-La Mancha cuyo contenido está regulado por el artículo 87 de la Ley 9/1999, de 26 de mayo, de Conservación de la Naturaleza. Además en el 2002 mediante el Decreto 43/2002, de 02-04-2002, se aprobó el Plan de Recuperación de la especie.
En el 2000 se inició un seguimiento no muy estricto de la población y a lo largo de estos 10 años se ha comprobado que la tasa de reclutamiento de nuevos individuos es prácticamente nula, así como los individuos juveniles.
Todo ello indica una necesidad de restitución de la población que aumente la tasa de crecimiento y el número de individuos en fase vegetativa y reproductiva, y así evitar una posible extinción a largo plazo.