En Canarias se conocen tres rodales o subpoblaciones: Playa del Reducto, Islote de San Gabriel e Islote del Francés (Guadalupe et al. 1995). Estas subpoblaciones han sufrido un importante retroceso en los últimos años: el rodal de islote de San Gabriel ha sufrido una importante destrucción por la construcción de una explanada para aparcamientos, pasando de una cobertura de más del 75% de Z. noltii en 1987 a un 5% en la actualidad (Guadalupe et al. 1995); en el islote del Francés se han producido agresiones de extrema gravedad por parte de Rocar (automóviles), utilizando la zona para vertido de chatarra, baterías con ácido, aceites quemados y todo tipo de despojos entre los que solo unos pocos ejemplares de la seba sobreviven, debilitándose cada vez más; en la playa del Reducto queda una pequeña colonia de aproximadamente un 2% de cobertura en la zona intermareal de la parte media de la plataforma. En la zona del litoral norte, el grado de vulnerabilidad de las praderas viene dado por la superficie que ocupan, la cobertura de esta especie en dicha superficie, y el grado de naturalidad de las mismas. En función de estos parámetros, de un total de 123 localidades con praderas de Z. Noltii, 43 presentaban una vulnerabilidad alta (aquellas que ocupan menor superficie y presentan el índice de naturalidad más bajo), 46 vulnerabilidad media, y 34 vulnerabilidad baja (Laborda et al., 1997).


Sobre la especie

• Pequeño tamaño de la población.

• La proliferación de determinadas especies de algas (Enteromorpha spp., Ulva spp.) pueden cubrir las praderas de Zostera, pudiendo provocar su desaparición.

• Cultivos de bivalvos: la colocación de parrillas para cultivo de ostras, y la delimitación de zonas de cultivo de almejas y otras especies de bivalvos, provocan la destrucción de las praderas de Z. noltii.

• Las labores de marisqueo degradan las praderas de esta especie por el pisoteo de las mismas y por el arranque de plantas en la recolección. Este efecto es especialmente importante en localidades como la ría de Arosa y de Ferrol en Galicia, o Pedreña en Santander, en las que la presión marisquera es mayor.

Sobre el hábitat

• Alteración y/o destrucción.

• Contaminación química del agua: vertidos de aceites yproductos químicos por parte de fábricas, y vertidos de residuos líquidos urbanos no depurados (emisarios submarinos).

• Construcción de infraestructuras (puentes, escolleras,muelles, etc.).

• Vertido de escombros y basuras (residuos sólidos urbanos y chatarra).

• Dragados de sedimento, tanto por la eliminación directa de la especie como por la alteración del hábitat que provoca(turbidez del agua).

• Cualquier modificación que afecte a la turbidez del agua y al régimen natural de las corrientes, provoca la transformación y/o desaparición de las praderas de Z. Noltii, ya que la calidad lumínica es el principal factor limitante para el desarrollo de las mismas.