El urogallo (Tetrao urogallus) es un ave forestal de distribución paleoártica boreal, considerada como especialista forestal que selecciona parcelas de bosque de coníferas boreales maduros caracterizados por un sotobosque dominado por el arándano (Vaccinium myrtillus).
El urogallo cantábrico (Tetrao urogallus cantabricus) ocupa en la Cordillera Cantábrica bosques caducifolios de haya (Fagus sylvatica), roble (Quercus petraeae y Q. pyrenaica) y abedules (Betula pubescens) debido a que las coníferas autóctonas no tienen una gran distribución.
El urogallo común a escala mundial no está considerado como una especie amenazada, IUCN 2009 Preocupación menor, ya que cuenta con una población estimada de 4,5 millones de individuos. Se han descrito 12 subespecies de urogallo en base a características morfológicas, dos de las cuales están presentes en la Península Ibérica.
Reciente se ha descubierto que la clasificación morfológica no concuerda con los resultados extraídos del análisis genético del ADN mitocondrial el cual establece la existencia de dos linajes claramente diferenciados:
  • Linaje boreal
  • Linaje meridional, al cual pertenece el urogallo cantábrico, presente en el sur de Europa en la Cordillera Cantábrica, Montes Rodopi en Grecia y Bulgaria y en los Cárpatos ucranianos. Encontrándose poblaciones puras sólo en las dos primeras localizaciones, ya que en los Cárpatos y en los Pirineos se encuentran mezclados con el linaje boreal.

La situación de conservación de la especie varía al compararse ambos linajes ya que la mayor parte de los efectivos pertenecen al linaje boreal, mientras que las poblaciones del linaje meridional no superan los 10.000 individuos. Si adicionalmente se considera la pureza de las poblaciones se determina que los efectivos son inferiores a los 3.000 individuos.
La subespecie cantábrica (Tetrao urogallus cantabricus) se encuentra en el límite sur-occidental de distribución de la especie y se encuentra muy amenazada por lo que está clasificada como En Peligro de Extinción en España por el Real Decreto 139/2011 de 4 de febrero, que desarrolla el Catálogo Español de Especies Amenazas.
El urogallo cantábrico está experimentando un declive de la población progresivo desde la década de los 80 motivada por una baja tasa de reclutamiento como mecanismo principal de pérdida de población, evidenciada por un escaso éxito reproductor.
Las principales amenazas de la especie son la
  • Pérdida de calidad de hábitat relacionada con el abandono del medio rural permitiendo el desarrollo de masas forestales más maduras y por tanto más densas.
  • Fragmentación de la población debido a pérdida de hábitat y la construcción de infraestructuras no permeables a esta ave forestal.
  • División de las poblaciones en dos núcleos de distribución separados entre sí y no conectados.
  • Depredación de huevos y pollos, incrementada por la modificación del hábitat que ha favorecido la proliferación de las poblaciones de depredadores.
  • Competición con otras especies, como el ciervo, por los recursos alimenticios.
  • Causas de mortalidad no natural debida a la presencia de estructuras de origen antropogénico tales como tendidos eléctricos, vallados de fincas, etc que causan la muerte del urogallo por colisión o electrocución en vuelo.

El Grupo de Especialistas en Tetraónidas de la UICN indica que quedan entre 250 y 300 machos, que su número ha disminuido entre el 25% y el 50 % en los últimos 15 años y que el hábitat en la cornisa Cantábrica es fragmentado y disperso.
En el año 2006 se detectaton en Cantabria cuatro cantaderos con un mínimo de cuatro machos repartidos en dos áreas, en Camaleño y Vega de Liébana (3 de ellos) y en Tresviso. Esta población debe incrementarse para favorecer así la recuperación de la subespecie en su área de distribución histórica permitiendo así asegurar su pervivencia en el tiempo mediante el diseño de un Programa de Restitución.