La creación del parque periurbano Bosque Sur en los términos municipales de Alcorcón, Leganés, Fuenlabrada, Getafe y Pinto supuso la instauración de un nuevo hábitat en la zona. Como todo ecosistema, los procesos y redes son complejos y a veces los resultados son inesperados si no se estudian de forma exhaustiva. En este caso, se recrearon los ambientes idóneos para la proliferación de la liebre (Lepus granatensis). Estos lagomorfos han facilitado la multiplicación de los flebotomos (género Phlebotomus), conocidos vulgarmente como moscas de la arena.
flebotmo.jpg

Estos insectos son hematófagos (se alimentan de sangre) siendo su picadura un medio de transmisión de la leishmaniosis. La leishmaniosis es una enfermedad zoonótica, causada por un protozoo del genero Leishmania que afecta al ser humano. Hay dos tipos de enfermedad, la cutánea, más leve, y la visceral, que es mortal si no se trata. La liebre es un portador asintomático del parásito, lo que les convierte en animales reservorios naturales de la enfermedad.


La liebre siempre ha sido de esta región, que hasta la creación del parque era un erial con pocas fuentes de agua, aprovechado como zona cinegética. Al convertirse en un parque, se valló el área, se repobló con diferentes especies vegetales y se prohibió la caza, lo que convirtió la zona en un hábitat muy favorable para especies presa como la liebre.
Así pues, con esta superpoblación de liebres, los flebotomos se encontraron con una fuente de alimentación abundante, multiplicándose sus poblaciones. En el 2009 comenzaron a conocerse casos de leishmaniasis en humanos en la zona que rodea Bosque Sur, llegando a registrarse alrededor de 500 casos (2013). De estos, la gran mayoría corresponden a Fuenlabrada, tanto en su forma cutánea como visceral. La Consejería de Sanidad y del Colegio de Veterinarios de Madrid apuntan a que la alta densidad de liebres han contribuido a que la leishmania se multiplique.

leishmaniasis.jpg

La reintroducción de depredadores naturales de la liebre sería una de las varias medidas a tomar para erradicar el brote de leishmaniosis producido en la zona. Con el elemento de la depredación como factor limitante para la liebre, los reservorios se mantendrían en niveles aceptables. Tras un estudio de las especies depredadoras de liebre, se llegó a la conclusión de que el búho real (Bubo bubo) es la especie más adecuada para este caso concreto.