Silene hifacensis es un endemismo del norte de la provincia de Alicante y de las islas Baleares (Ibiza y algunos islotes menores) que se encuentra actualmente muy amenazado, con muchas de sus poblaciones en regresión y altamente fragmentadas.
De las 19 poblaciones que se conocen en total, 17 no superan el número de individuos considerado como población mínima viable (MVP). Se ha comprobado que en los últimos diez años el número de individuos ha disminuido notablemente, e incluso han desaparecido varios núcleos poblacionales enteros.
Las causas de esta regresión son muy variadas y tienen que ver tanto con la biología de la especie y de sus poblaciones (poca capacidad de competencia en su hábitat, poblaciones inferiores al MVP) como con eventos ambientales extremos (sequía, temporal marítimo, etc.) y perturbaciones ocasionadas por actividades antrópicas (incendios, pastoreo, recolección).
Esta situación ha motivado su inclusión en diversas categorías de protección a nivel mundial y nacional (Categoría UICN En Peligro, EN A2ac; B1ab(ii,iv,v)+2ab(ii,iv,v); C2a(i)). En el ámbito de la Comunidad Valenciana está incluida además en el Catálogo Valenciano de Especies de Flora Amenazadas, y cuenta con la protección adicional de los territorios en los que se encuentra (Parques Naturales del Montgó, Penyal d’Ifac y Serra Gelada). En 2008 se aprobó en esa Comunidad un Plan de Recuperación de la especie en la provincia de Alicante (Decreto 40/2008), por el cual se introdujeron y/o se reforzaron tres poblaciones.
Sin embargo, a pesar de la crítica situación de las poblaciones, en las Islas Baleares no se han tomado medidas de protección específicas. La zona costera del noroeste de Ibiza, en la que se encuentran estas poblaciones, es además hábitat de numerosos endemismos baleáricos, algunos exclusivos de esta isla, como Allium grossi Font Quer, Euphorbia margalidiana Kuhbier & Leuwejohan y Genista dorycnifolia Font Quer, por lo que la consecución de medidas encaminadas a la protección de este territorio se justifica no sólo por la presencia de Silene hifacensis sino por el alto valor florístico del mismo.
Por estas razones se considera conveniente y necesario llevar a cabo medidas encaminadas a la conservación de las poblaciones en Ibiza, tanto mediante la protección del territorio como mediante la reintroducción o refuerzo de la especie.